¿Y la salud de docentes y estudiantes no es irrenunciable?

salud de los docentes y estudiantes irrenciables
Abrir los centros educativos sí, pero no a cualquier precio y a costa de docentes y estudiantes

¡Muy buenas, grupo! ¿Cómo lo estáis llevando? ¡Espero que genial! No os voy mentir, yo estoy bastante decepcionada. Supongo que los que os dedicáis a la enseñanza ya habréis leído la noticia en la que la ministra de educación expone que que los centros educativos abrirán en septiembre aunque aumenten los positivos, y que eso es algo irrenunciable. Entonces, ¿dónde queda la salud de los docentes y estudiantes?

Durante la pandemia me costaba reconocer que el sector educativo (en todas sus etapas) estuviera siendo tan olvidado y poco reconocido, pero era cierto: la educación, los docentes y los estudiantes parecen importar muy poco en este país. Ya hay centros educativos que han comunicado que no podrán abrir en septiembre por falta de medios. ¿No os parece una verdadera pena?

Abrir los centros sí, pero no a costa de docentes y estudiantes

Educadores infantiles, maestros y profesores quieren abrir los centros, pero no a costa de su salud y la de los estudiantes. Quieren recursos, medidas y apoyo para hacer lo mejor que puedan su trabajo. No me gustaría ser consciente de que los docentes vuelven a estar solos al comienzo del curso como lo estuvieron durante la pandemia. ¿Cómo es posible que la educación ocupe un lugar tan bajo en nuestro país?

Educación presencial, pero sin bajar las ratios

Las escuelas infantiles tendrán las mismas ratios que han tenido hasta ahora (una exageración, ya sabéis). Por lo tanto, los educadores infantiles tendrán que hacer un esfuerzo extra para atender adecuadamente a los peques y hacer todo lo posible para que estén bien dentro de la escuela, pero ¿los niños de uno a dos años comprenderán las normas? ¿Y solo habrá un educador infantil para velar por la seguridad de los más pequeños?

Está claro que los altos cargos políticos no han entrado nunca en un aula de educación infantil. Y tampoco tienen la mínima intención de hacerlo. De todas formas, podrían reunirse y colaborar con profesionales que sí lo hayan estado. Los educadores infantiles que están en las aulas son los que mejor saben la auténtica realidad que se ha vivido en las aulas.

¿Contarán los centros con más apoyo y personal sanitario?

Tengo la esperanza que la “gran inversión en educación” sea para contratar a más docentes para apoyar a los centros educativos, y tampoco estaría mal que todos los colegios contasen con enfermeros escolares (cosa que se tenía que haber hecho desde hace bastante tiempo). Docentes y estudiantes se merecen estar seguros en las aulas, y los primeros necesitan toda la ayuda posible para desarrollar bien su trabajo.

La educación, uno de los motores del país y aun así…

Aunque los docentes no se han sido nada reconocidos durante la pandemia, se ha demostrado que la educación es uno de los motores más fuertes del país. Las familias se vieron totalmente perdidas cuando cerraron las escuelas infantiles y los colegios. No sabían qué hacer y vivían con la incertidumbre. Aun así, los educadores, maestros y profes de corazón dieron la mejor versión de sí mismos para ayudar a estudiantes y familias desde casa.

Pero aun habiéndose demostrado lo fundamental que es la educación y el papel de los docentes, parte de la sociedad no reconoce el esfuerzo gigantesco hecho por los profesores, y al gobierno parece importarle poco el bienestar de docentes y estudiantes. Ojalá me equivoque, pero tengo la sospecha de que septiembre va a ser un mes complicado, duro y confuso para la comunidad educativa.

Una sociedad que… ¿apoya la educación y a los docentes?

Durante la pandemia los docentes han recibido un millar de críticas, y por algún motivo que no comprendo todavía las siguen recibiendo. Comentarios del tipo “¿no habéis tenido suficientes vacaciones ya con el virus?” o “vosotros lo que no queréis es ir a trabajar y condenar a las familias” duelen una barbaridad y se dicen con muchísimo odio. Precisamente, lo que quieren los profesores es volver a las aulas presenciales, pero con las medidas adecuadas.

¿Es que no tenemos una sociedad que se preocupa por la salud de docentes y estudiantes? ¿Es que ni siquiera pueden ponerse en la piel de educadores infantiles, maestros y profes durante un momento? ¿Tango les cuesta a algunos sensibilizarse y apoyar a los docentes ahora? Deberíamos estar apoyándonos ante la difícil situación que nos ha tocado vivir y no tirándonos piedras los unos a los otros, en serio.

No sé para vosotros, pero para mí la salud y el bienestar de los docentes y estudiantes es irrenunciable.

18 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like