Prácticas de educación infantil: ¿cómo podéis gestionar la ansiedad?

ansiedad en las prácticas de educación infantil
¡Hola, grupo! ¿Habéis empezado las prácticas en una escuela infantil y tenéis ansiedad?

¡Hola, grupo! ¿Cómo lo estáis llevando? ¡Espero que genial! Hace unos días me escribió una chica diciendo que había empezado su periodo de prácticas de educación infantil y que lo estaba pasando mal. Me comentaba que era una persona muy tímida y que le daba vergüenza preguntar dudas a su tutora o hacer alguna cosa mal dentro del aula. Así que en el post de hoy vamos a dar algunos consejos fáciles para superar la ansiedad en esta etapa.

1. Dar importancia al concepto de nadie nace sabiendo

¿Vosotros tenéis en cuenta el concepto de nadie nace sabiendo? Me explico: habéis superado la teoría, sin embargo no hay una guía concreta de cómo son las prácticas de educación infantil. Tened en cuenta que es algo nuevo para vosotros y que os tenéis que adaptar poco a poco. Puede que los primeros días os sintáis perdidos y desorientados, pero iréis descubriendo vuestro lugar en el aula.

2. Identificar el origen de la ansiedad

Esto es MUY MUY IMPORTANTE. Os animo mucho a identificar cuál es el origen de vuestra ansiedad. Por ejemplo: ¿os sentís mal en la hora de la asamblea? ¿a la hora de salir al patio? ¿a la hora de realizar actividades? ¿a la hora de la comida? ¿a la hora de cambiar los pañales y de la siesta? Os digo esto porque si sabéis el momento en el que comienza la ansiedad podéis trabajar en ello de manera más sencilla.

3. Mantener una autoestima equilibrada

Quizás hayáis tenido pensamientos del tipo: soy un inútil, no se me da nada bien aquí o ¿realmente valgo para esto? Ese tipo de afirmaciones hacen que la ansiedad aumente en vuestro día a día. La autoestima baja influye directamente en el estrés y complica la gestión de las emociones y la resolución de conflictos. Os animo a creer y a confiar en vosotros mismos porque sois más capaces de lo que creéis.

4. Expresar emociones y miedos

No hablar de vuestras emociones, miedos e inseguridades implica dos cosas:

  • No vais a disfrutar a tope de vuestro periodo de prácticas de educación infantil
  • Guardarlo todo dentro hace que la ansiedad se vuelva cada vez más y más grande. ¡Y no queremos eso!

¿Qué te recomiendo yo? Os animo a que habléis con vuestro tutor de prácticas de la escuela infantil y del centro donde estudiasteis el ciclo formativo superior. Expresadles cómo os sentís y de qué tenéis miedo. Estoy segura de que ellos os apoyarán y ayudarán a que tengáis una adecuada etapa de prácticas de educación infantil. Sobre todo no os avergoncéis de sentiros mal ni de pedir ayuda.

5. Fijar metas coherentes y alcanzables

¡No queráis hacerlo todo deprisa, corriendo y encima el primer día! Si empezáis las prácticas de educación infantil de esa manera no va a funcionar y vuestra ansiedad se va a disparar. Es mejor que os fijéis metas coherentes que sepáis que vais a poder realizar y alcanzar. De esta manera conoceréis vuestros puntos débiles y talentos. Recordad que es un periodo de aprendizaje y experiencias nuevas para vosotros.

6. Hablar con los compañeros de ciclo

Hablar con vuestros compañeros de ciclo os puede ayudar muchísimo a ver diferentes perspectivas y distintas opiniones. Quizás a alguno de vuestros compis le esté pasando lo mismo que a vosotros y os podáis apoyar el uno al otro. Os animo a que no perdáis el contacto con ellos y que intercambiéis impresiones de las prácticas de educación infantil. Así disfrutaréis más del camino. ¡Estoy segura!

7. Disfrutar de los hobbies

Es muy importante que disfrutéis de vuestros hobbies para desconectar y relajaros. Hacer las cosas que nos gustan en nuestro tiempo libre ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad. También lo es tener buenos hábitos de sueño, ejercicio y alimentación. Seguro que sabéis que hacer un poquito de deporte, dormir bien y tener una alimentación saludable es vital para sentirnos bien en el día a día.

8. Perder el miedo a equivocarnos

¡Este es uno de los miedos más comunes que tenemos! Es posible que cuando lleguéis a la escuela infantil os horrorice hacer mal una cosa, cometer un fallo o equivocaros con algo. Os animo a que no os olvidéis de una cosa fundamental: NO SOIS ROBOTS Y ESTÁIS APRENDIENDO. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que de los errores también se aprende muchísimo y que todavía sois estudiantes. ¡No pasa nada por no hacerlo todo perfecto!

9. Celebrar los pequeños logros

Si sois personas tímidas os recomiendo celebrar cada pequeño logro que hagáis. Quizás para otros sea algo normal, pero seguro que para vosotros es todo un mundo y os habéis esforzado muchísimo para conseguirlo. Ser conscientes de que podéis enfrentaros a situaciones que os dan miedo o vergüenza es genial para manteneros motivados e ilusionados cada día. ¡Sentiros orgullosos de vosotros mismos!

10. Ser sincero con uno mismo

Aquí está el quid de la cuestión. Ser sinceros con vosotros mismos es muy necesario. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que quizás vuestra ansiedad venga porque sepáis a ciencia cierta que no estáis preparados para ser educadores infantiles. Puede que la teoría os haya resultado fácil, pero que en las prácticas de educación infantil os hayáis dado cuenta de que no queréis dedicaros a esta profesión.

¿Y sabéis una cosa? ¡Que no pasa absolutamente nada! Es mejor darse cuenta, ser sinceros con vosotros mismos y dar marcha atrás para encontrar y descubrir vuestra verdadera pasión. Recordad que las prácticas de educación infantil son solo el principio, y si estáis seguros de no querer seguir es mejor dejarlo a tiempo para evitar más ansiedad en los días siguientes.

RECOMENDACIÓN EXTRA:  Consejos para ser buenos tutores de prácticas

21 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like