TSEI: Ciclo Formativo Superior de Educación Infantil

PRÁCTICAS DE EDUCACIÓN INFANTIL: 6 tips para que las disfrutéis al máximo

tips para disfrutar de las prácticas de educación infantil

Sé que a muchos estudiantes de educación infantil os preocupan las prácticas en los centros. Os preguntáis si lo haréis bien, si seréis capaces o si aprenderéis mucho. Creo que todas las personas que hemos estudiado este ciclo formativo hemos tenido las mismas dudas. En mi caso, intenté descansar la noche anterior a mi primer día de prácticas, pero me fue prácticamente imposible. Los nervios y la incertidumbre no me dejaron pegar ojo.

La intención de este post es la de ayudaros a que disfrutéis al máximo de vuestro periodo de prácticas de educación infantil. Para eso, os voy a contar algunas cosas que a mí me sirvieron para estar más tranquila, más segura y con un poquito más de confianza cada día. Estoy convencida de que estos sencillos (pero a veces no tan evidentes) tips, os ayudarán a sacar el máximo partido a vuestras prácticas. ¿Estáis preparados?

En las prácticas de educación infantil todavía estáis aprendiendo

¿Parece algo lógico? Para mí no lo fue tanto. Cuando mis prácticas se acercaban no dejaba de pensar que tenía que saberlo todo. Sentía que desde el momento uno tenía que aplicar todo lo que me habían enseñado mis profesores y lo que había aprendido en el ciclo. Quise que todo fuese perfecto desde el principio. ¿Y qué pasó? Que estaba tan nerviosa que mi primer día fue un verdadero desastre.

Fue tan desastre que llegué a mi casa prácticamente llorando. Lo había pasado fatal. No había disfrutado absolutamente nada y había estado toda la mañana tensa. Cuando me relajé un poco me di cuenta que había pasado algo por alto: que las prácticas de educación infantil también son aprendizaje. ¿Qué quiero decir con ésto? Que no pasa nada si os sentís perdidos las primeras semanas. Os tenéis que adaptar al nuevo periodo y requiere tiempo.

No os quedéis con ninguna duda y hablad con los tutores

Os aconsejo muy mucho que no os guardéis ninguna duda para vosotros. Si tenéis cualquier duda, podéis hablar con vuestros tutores y aclararlo. Es más, os recomendaría que mantuvieseis una estrecha comunicación con ellos durante todo el periodo de las prácticas de educación infantil. Ellos sabrán cómo ayudaros en cualquier situación e intentarán resolveros las dudas que tengáis.

Puede darse el caso de que la relación con vuestro tutor del centro educativo donde estáis haciendo las prácticas no sea muy buena. ¿Qué podéis hacer si os pasa? Mi consejo es que habléis con esa persona e intentéis aclarar las diferencias o los malentendidos que hayan podido surgir. Si la situación no mejora en absoluto, podéis tener una reunión con el equipo de dirección y con vuestro tutor del ciclo para ver qué solución puede haber.

Mostrad iniciativa, resolución y creatividad, pero… ¡ojo!

Los tutores de prácticas quieren ver vuestra mejor versión y cómo os desenvolvéis en el aula. Es genial que toméis la iniciativa en algunas actividades, que propongáis dinámicas e ideas nuevas y que apliquéis herramientas útiles para resolver conflictos. Sin embargo, os recomiendo que vayáis con ojo y con precaución. Recordad que todavía sois estudiantes y que no sois responsables directos del aula. ¿A dónde quiero llegar?

Os seré clara: algunos tutores si ven un exceso de iniciativa y creatividad se pueden llegar a sentir amenazados. Obviamente, no tendría que ser así. Deberían alegrarse de tener al lado a una persona tan resolutiva, con tantas ganas de ayudar y aprender y que se implica tanto con los peques y las familias en el día a día. Pero desgraciadamente, no siempre es así y quién os evalúa son ellos. ¡Poco a poco y tanteando el terreno!

Buscad apoyo y motivación en vuestros compañeros del ciclo

Posiblemente, habréis hecho amigos durante el estudio del ciclo formativo. Os recomiendo muchísimo que no perdáis esa relación tan especial y unida durante vuestras prácticas de educación infantil. Intentad mantener el contacto para que os contéis vuestro día a día, experiencias, miedos, inseguridades… De esta manera, estaréis hablando con alguien de confianza, que está en la misma situación que vosotros y que os entenderá bien.

Además, estas reuniones/charlas os vendrán genial para coger inspiración, nuevas ideas y muchísima motivación. Sobra decir que las prácticas de educación infantil no son sencillas. Tendréis días increíblemente buenos en los que aprenderéis muchísimas cosas pero también habrá días de bajón, tristeza y de no dar a basto. Para esos momentos, es genial que contéis con vuestros compañeros. ¡Seguro que os animáis los unos a los otros!

Elaborar un cuaderno de prácticas desde el principio

En mi caso, como trabajo final de prácticas tuve que hacer una memoria de los seis meses que había pasado en el centro educativo. Este ejercicio me ayudó muchísimo a saber más cosas sobre la escuela infantil, sobre el equipo directivo, sobre los niños con los que iba a trabajar… La memoria me ayudó bastante a ser consciente de las cosas que podría mejorar del día a día en el aula.

Si a vosotros no os han mandado este trabajo, os lo recomiendo igualmente. Sacad un poco de tiempo cada día para apuntar las cosas que habéis hecho en el centro: las actividades que más han gustado a los niños, si algún peque ha hecho algo interesante, cómo os habéis sentido o en qué aspectos creéis que tenéis que mejorar. Os aseguro que de esta manera seréis más conscientes de vuestro periodo de prácticas de educación infantil.

¿Y cuándo llegue la hora de aplicar vuestra programación?

Otro de los requisitos para aprobar las prácticas de educación infantil (y por tanto el ciclo) es elaborar una programación didáctica de una semana para hacer con los niños (desconozco si esta actividad todavía es objeto de evaluación pero yo os lo cuento por si acaso). Tenéis que pensar las áreas que vais a trabajar, a qué le vais a dar importancia, los materiales, recursos y el tiempo para elaborar las posibles dinámicas, actividades y juegos.

¿Qué os recomiendo en esta ocasión? Lo primerísimo de todo es que no lo dejéis para el último momento. Diseñar y elaborar una programación didáctica adaptada a la edad de los peques no es cosa fácil. Debéis prepararlo todo con tiempo para que todas las actividades y dinámicas que habéis pensado salgan bien en sus días. Por supuesto, podéis contar con la ayuda de vuestros tutores del centro y del ciclo para resolver dudas. ¡Seguro que todo os va genial!

Y por cierto, si no sabéis muy bien cómo hacer muy bien una programación didáctica para infantil, os dejó el post que escribí hace algunas semanas. ¡Podéis leerlo aquí!

En fin, hasta aquí mis consejos para que disfrutéis a tope de vuestras prácticas de educación infantil. Contadme en los comentarios: ¿ya habéis comenzado? ¿qué tal os estáis sintiendo? ¿qué expectativas tenéis hasta el momento? Si necesitáis ayuda, podéis escribirme un correo a [email protected] y hablamos.

¡Hasta el próximo post!

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

3 comentarios

Clic aquí para comentar

  • Es un artículo muy interesante Mel, haces un gran trabajo. En nuestro centro oficial de formación profesional procuramos preparar muy bien a los alumnos y alumnas para que no tengan ningún problema a la hora de incorporase en los centros de trabajo. De hecho, el 85% de nuestras clases son prácticas.

    • ¡Hola! 🙂 Me alegro muchísimo de que en vuestro centro os preocupe los estudiantes. Así deberían hacer todos. ¡Un saludo y muchísimas gracias por dejar el comentario!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies