¡Hola, grupo! ¿Cómo lo estáis llevando? ¡Espero que genial! En el post de hoy vamos a hablar del unschooling. ¿Sabéis en qué consiste esta tendencia pedagógica? Si os llama la atención el tema… ¡os animo a seguir leyendo la entrada!

¿De dónde viene el término unschooling?

El término unschooling nace a partir de las teorías de John Holt (1923-1985), un educador, pedagogo y escritor estadounidense, reconocido por sus propuestas de educación en el hogar. Las corrientes pedagógicas que influyeron en él fueron las teorías libertarias y antiautoritarias de la educación. Estas teorías comprendían que los niños no son propiedad de nadie y sí son responsabilidad de todos.

Según John Holt la educación formal impide que los niños y adolescentes desarrollen su creatividad, capacidad intelectual y curiosidad. Además, el pedagogo estaba convencido de que el sistema les hacía temerosos a arriesgar, a experimentar, a tomar iniciativa y a tomar decisiones por sí mismos. Sus obras más importantes fueron “Cómo los niños fracasan” (1964) y “Cómo aprenden los niños “(1967)

¿Qué es el unschooling?

Ya os he hablado un poquito de dónde surgió el unschooling, pero… ¿en qué consiste esta corriente pedagógica? El unschooling propone respetar la curiosidad, los intereses, las pasiones y el ritmo de aprendizaje natural de los niños.  De esta manera, el unschooling identifica sus motivaciones y las fomenta para que se produzca un aprendizaje significativo y natural.

La libertad de elegir el qué, el cómo, el por qué y el cuándo aprender de alguien es uno de los elementos más importantes del unschooling. De esta manera, se produce el ya mencionado anteriormente aprendizaje natural, y nadie deberá dirigir al niño a no ser que sea él quién lo solicite al mostrar interés en el algo en concreto y necesite ayuda para conseguirlo.

El unschooling propone que los niños aprendan a través de sus vidas y experiencias diarias. De esta manera, la adquisición de conocimientos se da jugando, viajando, observando y hablando con los adultos o iguales. Así se daría un aprendizaje natural, autónomo y respetuoso en todos los sentidos. Por lo tanto, podríamos decir que el unschooling consiste en crear un ambiente adecuado para fomentar el aprendizaje libre de los niños.

Os animo a visitar este canal de Youtube sobre el tema

Principios importantes del unschooling

Una vez explicados la definición y el origen del unschooling, vamos a hablar de los principios básicos de esta corriente pedagógica. ¿Os imagináis cuál pueden ser? ¡Vamos a ello!

Las familias que han decidido practicar el unschooling mantienen diálogos y una comunicación constante con sus hijos. Escuchan cuáles son sus intereses y motivaciones y organizan tiempos y temáticas. Así los niños son alentados a jugar, a experimentar, a explorar, a investigar y a hacer las preguntas que quieran con la compañía consciente de sus padres.

2. Implicación y compromiso de las familias

El unschooling no significa dar libre albedrío a los niños y permitirles hacer lo que quieran en cada momento. Para poner en práctica esta corriente pedagógica hace falta que la familia esté implicada y comprometida con esta alternativa a la educación tradicional. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que se requiere de tiempo, esfuerzo y constancia para preparar entornos que favorezcan y fomenten el aprendizaje natural y autónomo de los niños. ¡Hay que saber cómo hacerlo!

3. El niño como protagonista de su aprendizaje

El unschooling defiende que los centros educativos convencionales no favorecen la creatividad ni la curiosidad de los niños, más bien todo lo contrario: reprimen estos conceptos tan importantes. Además, creen que en las aulas los peques no son los protagonistas de su propio aprendizaje, y que de esta manera, no se produce un aprendizaje significativo, natural ni autónomo.

Esta corriente pedagógica propone que los niños tengan voz en su proceso de aprendizaje. Que tengan oportunidad de elegir lo que quieren aprender, y sobre todo que su familia escuche sus motivaciones, intereses y curiosidades. Así se estaría produciendo una auténtica adquisición de conocimientos en el día a día de los niños.

4. La motivación intrínseca

¿Pero qué es la motivación intrínseca? La motivación intrínseca es aquella que reside en el propio individuo y es dirigida por la exploración, la investigación, la curiosidad, el entusiasmo, la manipulación… Es decir, la motivación que nos nace de dentro que no depende de premios, regalos, amenazas o castigos. El unschooling se basa en fomentar y favorecer la motivación intrínseca y la curiosidad como motores de aprendizaje.

Dicho de otra manera: lo importante en el aprendizaje es la motivación intrínseca, y no que alguien decida lo que se debe aprender, cuándo, y a qué ritmo (lo que se hace en los centros educativos convencionales, vaya). Así los niños no se estarían adaptando a los educadores o maestros, y seguirían sus propios momentos de aprendizaje autónomo y natural.

Diferencia entre unschooling y homeschooling

Puede que las dos corrientes os suenen a estudiar fuera de un centro educativo convencional, pero tienen sus diferencias. La más importante es la siguiente:

  • El homeschooling sigue un contenido curricular. ¿Qué quiere decir esto? Pues que las familias sí que utilizan libros de texto para enseñar y los niños tienen objetivos específicos que conseguir. Es decir, se está produciendo un aprendizaje dirigido y es habitual que esto ocurra en el hogar.
  • El unschooling como ya hemos dicho no sigue ningún contenido curricular y tiende más a la no escolarización. Además, el aprendizaje no tiene por qué darse en casa, sino en cualquier entorno que favorezca la curiosidad de los niños.

Post relacionado: Homeschooling: ¿en qué consiste esta alternativa a la educación tradicional?

¡Y hasta aquí el post de hoy! ¿Sabíais en qué consistía el unschooling? ¿Qué os parece esta modalidad educativa? Y por supuesto… ¡nos vemos en el próximo post!

33 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like