ESCUELAS RURALES: maravillosas si se apostara más por ellas

experiencias como madre en escuelas rurales
¡Hoy tenemos una nueva colaboración! Adara nos habla sobre su experiencia como madre en una escuela rural.

¡Hola, grupo! ¿Cómo lo estáis llevando? ¡Espero que genial! ¿Sabéis una cosa? ¡Hoy tenemos una nueva colaboración en el blog! Adara Díaz nos cuenta su experiencia como madre con las escuelas rurales. ¿Os animáis a leer la entrada? ¡Vamos a ello!

¡Os dejo con sus palabras sobre las escuelas rurales!

Mucha presión en las escuelas rurales

Os voy a contar mi experiencia como madre en el cole donde estuvieron mis hijos, en la Montaña Palentina. En nuestro cole había seis niños el primer año: un pequeño de tres años, dos de siete años, uno de diez y dos de doce años. El primer año pudieron mantener el cole abierto porque nos mudamos allí dos familias que aportamos dos niños cada una. El año siguiente los grandes se fueron al instituto y se mantuvo el cole con cuatro ese año y el siguiente. Hasta que nos fuimos nosotros y ya cerró por falta de alumnos.

Desde el principio siempre hubo mucha presión por parte del cole del pueblo grande ya que para los maestros itinerantes (inglés, música y religión) que tenían que desplazarse hasta el centro que estaba en zona de montaña, era un fastidio y la directora del cole grande ansiaba el material del nuestro, que para ser tan peque tenía de todo: pizarra digital, muchos recursos manipulativos, ordenadores, biblioteca, mobiliario, instrumentos musicales, espalderas…

De hecho, el año que llegamos nosotros como se daba por hecho que el cole cerraría si no se inscribían más niños, ya se habían llevado mobiliario e instrumentos que les tocó devolver. La presión y el interés por el cierre también se veía en el aspecto asistencial cuando los niños requerían observación psicopedagógica el informe siempre finalizaba diciendo que los niños estarían mejor en un centro más grande con compañeros de su misma edad.

Aspectos positivos de las escuelas rurales

En el caso de las zonas rurales tan pequeñas hay una cosa que a mí me encanta y es que los niños no se juntan con quienes tienen su misma edad, que en los centros educativos es lo normal. Incluso si hay niños de su edad, en los pueblos los niños se juntan por afinidad y por gusto y seleccionan con quién quieren estar y con quien no.

Incluso los adolescentes lo enfocan así y no es raro ver niños pequeños jugando con adolescentes. Los pequeños aprendían de los mayores y los mayores se responsabilizaban de los pequeños. Luego, dependiendo de la profesora se disponía de bastante flexibilidad para el aprendizaje.

Profesores de las escuelas rurales y rendimiento académico

En este aspecto teníamos un problema: el cambio de profesora cada año y el consecuente cambio de metodología. En tres años tuvimos cuatro profesoras distintas: una apasionada de las TICs y la gamificación, otra muy estricta, otra demasiado flexible que les daba las clases al aire libre y la última de metodología perfectamente equilibrada.

Afecta mucho que solo vayan a estar un año para que se impliquen realmente y puede haber quien diga “para lo que voy a estar aquí, hago lo justito”, es muy importante que la profesora tenga posibilidad de vivir cerca del centro y no tenga que desplazarse desde León como pasaba el último año.

Las profesoras se agotan y terminan aborreciendo el destino. Para las escuelas rurales sería bueno que fueran plazas fijas y así no solo se generaría arraigo por el centro sino que supondría que, en el caso de tener familia el profesor o profesora terminarían instalándose en el municipio y se fijaría población.

Pero esto no pasa porque hay una carencia de vivienda tremenda a pesar de estar la mayoría de las casas cerradas o usarse únicamente en vacaciones. Ahora, que cada cual es libre de decidir qué hace con su propiedad y la idea de alquilarla no es muy popular.

En cuanto a rendimiento académico, el ambiente de trabajo era bastante bueno y les permitía avanzar temario y reforzarlo como si acudieran a clases de refuerzo privadas, sobrándoles tiempo para actividades súper chulas como visitar unas colmenas y conocer el proceso de la elaboración de miel o simplemente hacer salidas de senderismo en educación física, visitas culturales, teatros…

El telefono e internet funcionaban siempre que no lloviese o nevase y los días que nevaba muchísimo no había colegio pero tampoco pasaba nada porque lo recuperaban sin problemas. El aula disponía de pizarra digital, dos ordenadores viejos y algunas tablets o móviles en desuso que usaban para hacer kahoots.

Actividades extraescolares e implicación de las familias

El primer año mi marido y yo organizamos actividades extraescolares desde el AMPA y el Ayuntamiento nos subvencionó la compra de material deportivo: una canasta, balones, señales para hacer circuitos… En las extraescolares hacíamos manualidades, actividad física, salidas al bosque, salidas en bicicleta, búsquedas del tesoro, lo que se nos ocurría con los recursos disponibles.

La implicación de los padres y los vecinos era genial, la última excursión que hicimos fuimos a Cabárceno, el autobús lo puso la empresa de autobuses de forma gratuita, la misma empresa que no cobraba por el transporte escolar y cada día subía a buscar a dos chicos para bajarlos al cole, el último año solo subía por un chico. Y fuimos de excursión los chicos, la profesora, dos madres, la monitora del comedor y una vecina.

Conclusión sobre las escuelas rurales

Así que para mí con todo lo que tiene en contra las escuelas rurales, no deja de ser una fantasía. Vamos que son maravillosas y tienen un montón de posibilidades que podrían ser una realidad si se apostara más por ellas regulándolas quizá de manera específica, dejando mayor libertad a la hora de elegir el currículo y no presionando tanto, porque sí, puede suponer costes. Aun así, los beneficios que aportan a los niños, las familias, la comunidad y el propio municipio, superan con mucho a los costes.

¿Qué os ha parecido la entrada de Adara sobre las escuelas rurales? ¡A mí me ha encantado! ¿Vosotros habéis tenido alguna experiencia con las escuelas rurales? Por supuestísimo os dejo las redes sociales de Adara por si queréis echar un vistazo y conocerla mejor. Os adelanto una cosa: ¡ella es maravillosa!

Blog EducAdara

Facebook EducAdara

Instagram EducAdara

¿Os animáis a descubrir lo que son las Escuelas Bosque?

Imagen Freepik

16 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like