Docentes

Ser maestro de corazón: una profesión llena de amor, ilusión y emociones

ser maestr@ es precioso

El post de hoy es increíblemente especial. Como ya os había comentado en entradas anteriores, notaba que bastantes maestros con vocación auténtica estaban cayendo en la desmotivación y en la desilusión. Por una parte les entiendo. Comprendo perfectamente que puedan sentirse así por la poca valoración y reconocimiento que tiene hoy en día ser maestro de corazón.

Por eso me he animado a elaborar un post colaborativo. Una entrada que reúne a maestros geniales, optimistas que quieren contagiar su entusiasmo por la profesión a todos sus compañeros. Para ello les propuse hacer una pequeña reflexión contestando a la siguiente pregunta: ¿por qué ser [email protected] es una de las profesiones más bonitas? Espero de corazón que si eres [email protected] y te encuentras desilusionado con la enseñanza, este post te anime a seguir.

¡Aquí van todas las pequeñas reflexiones de cada [email protected] de corazón estupendo!

Maestro de corazón Vicente Torres

Somos unos privilegiados, tenemos ante nosotros la posibilidad de poner un grano de arena para ayudar a muchas personas a crear su futuro. No hay nada mejor que ver un exalumno/a agradecido por haber recibido el consejo o la ayuda adecuada. Sembremos esfuerzo, fuerza y coraje para recoger excelentes personas.

Maestra de corazón Mª José Amador

Nada en la vida da más satisfacción que estar rodeada de pequeños “corazones” cada mañana latiendo con fuerza y recordándote que tienes una misión muy importante con ellos: Hacerlos latir con emociones, con risas, con grandes aprendizajes, con gestos y valores. Son parte de ti para siempre, ya que durante mucho tiempo nuestros corazones serán uno y eso no sucede nada más que siendo [email protected] Orgullosa de ser en la vida la que da, pero también la que recibe el doble por parte de ellos y de sus familias.

Cada mañana la ilusión y las ganas por hacer mejor mi trabajo, dándolo todo, es un gran aliciente y por supuesto ¿Qué trabajo existe en el que cada día no hay ninguno igual? No sabes nunca que sorpresas ni que chistes ni que ocurrencias van a suceder, recuerdos que perdurarán toda la vida para quienes estuvieron allí contigo en ese momento. Por si hay alguien que todavía no se ha enterado, ser maestro es algo grande y por supuesto, la mejor profesión del mundo. Se tenía que decir y ¡Se ha dicho!

La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón»de Howard G. Hendricks.

Maestra de corazón Inmaculada Pérez Prieto

Hace treinta años que llegó al negocio familiar una maestra que se acababa de enterar de que yo había aprobado las oposiciones de magisterio y me dijo: _”Cuando lleves veinte años como yo, verás cómo estás “harta”. El tiempo pasó y cuando llevaba veinte años como docente, el pasar esa barrera me dio la satisfacción de comprobar que seguía estando tan ilusionada, motivada y volcada en mi profesión, como el primer día. Yo elegí ser maestra, fue mi vocación desde pequeña.

Hoy en día y con  treinta y un cursos de docencia, ocho de los cuales como miembro de equipo directico, y experiencias vividas en mi mochila, os puedo asegurar que sigo teniendo la misma inquietud y ganas de trabajar que ese primer día. Me apasiona lo que hago, mi profesión es mi hobby, con lo cual mi trabajo lo disfruto plenamente. El truco, ¡no salirte de tu clase cada día sin sonreír!. Ayudar a los que más lo necesitan y hacer sentir a todos (familias y alumnos) que somos parte de un mismo equipo.

Cuando empecé a trabajar, recibí de un amigo de la familia y también maestro, el mejor consejo: “ésta profesión es preciosa, pero no hay rosa sin espinas” “Disfruta del camino..”

Todo éste tiempo me dan la experiencia para deciros “que no hay rosa sin espinas, pero que su olor y su belleza inundan aquellos espacios donde están”… “disfrutad del camino…con alegría” Guardad la imagen de esa sonrisa que te devuelven tus alumnos cada día y sus abrazos…cuando se van, os puedo asegurar que “tenemos la profesión más bonita del mundo”. ¡Ánimo!

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo». Del político estadounidense Benjamin Franklin

Maestro de corazón Juan Miguel Venegas

Para mí es una de las mejores profesionales porque educas, aprendes y enseñas con personas ([email protected], compañ[email protected] y familias) además de ser muy humanitaria. En tus manos está en enseñar y educar a las generaciones del mañana trabajando en equipo de manera cooperativa, aplicando la inteligencia emocional que tú tienes y llevando a cabo una metodología innovadora con compañ[email protected] que aman y respetan a la infancia. Pasaras por muchos colegios hasta que encuentres aquel centro o escuela que te identifiques con su proyecto, su metodología, su manera de sentir y respirar la infancia y el trabajo en equipo.

Maestra de corazón Laura

Ayudar, acompañar en el camino que la vida les da a esas nuevas personas que conviven cada día en el aula con [email protected] Verles crecer, cognitiva, emocional y reflexivamente . Esos ojos que nos miran y admiran, esas sonrisas que nos acompañan y esas caricias que nos hace sentirnos únicos.

Una profesión que te sorprende, por lo que puedes aportar, por lo que tienes que callar, y por lo que la universidad no te enseña. Siempre abierta al progreso y la transformación, que te envuelve la vida, que te hace cambiar, que te da y también te quita.

«Un maestro es una brújula que activa los imanes de la curiosidad, el conocimiento y la sabiduría en los alumnos». Ever Garrisson

Maestra de corazón Sonia Andrades

Ser maestro es la mejor profesión del mundo porque cada día es diferente. Nunca podemos predecir de qué tormenta vienen nuestros [email protected]

Llegar por la mañana y recibir en tu mesa cartas con palabras de agradecimiento , de amor, abrazos y el beso de la mañana no tiene precio. Ser maestro es la combinación de varias profesiones: médico, psicólogo, madre, amigo…Somos parte de su ser, moldeamos VIDAS, amasamos arcilla para construir bellas personas.

Tengo la suerte de dedicarme a dos profesiones que me aportan vitaminas a diario…soy cantante y profesora…he renunciado a grandes proyectos artísticos por dedicarme al mundo de la enseñanza….pero no me arrepiento, SOY FELIZ EN LA ESCUELA.

Les enseño cantando. Un aula es lo mismo que un teatro, hay personajes  , espectadores y nuestra misión es comunicarnos con [email protected] [email protected] para disfrutar del espectáculo.

Sin duda alguna SOMOS pilares para CONSTRUIR UNA SOCIEDAD MÁS JUSTA E IGUALITARIA.

SER MAESTRO NO ES UNA PROFESIÓN ES UNA VOCACIÓN.

Maestra de corazón Rocío Valero

Por su valentía de aprender sin miedo, porque sus sonrisas iluminan los días,  porque sus abrazos hacen que no importe tanto ese pegote de plastilina que te han dejado mientras jugaban a ser peluqueros/as y que no importe la pintura en tu vaquero.Porque mientras les enseñamos a pintar corazones de tiza, letras y números ellos nos  recuerdan lo importante que es disfrutar de los pequeños detalles y de no guardar rencor.

Si quieres trabajadores creativos, dales tiempo suficiente para jugar» del actor británico John Cleese.

Maestra de corazón Sandra Martín

Ser maestra es tener la suerte de enseñar y aprender cada día. De disfrutar cada mañana de sonrisas y de palabras bonitas. De contagiarte de ilusiones y deseos. Ser maestra es vivir y disfrutar. Por todo esto, y por mucho más, podemos decir que tenemos una de las profesiones más bonitas del mundo.

Maestro de corazón José Romero

A lo largo de nuestra vida son pocas las personas que nos han dejado una huella imborrable. Si volvemos la vista atrás y nos ponemos a pensar qué personas han mejorado o han transformado e incluso inspirado nuestras vidas, nos damos cuenta de que en muchas ocasiones se pueden contar con los dedos de una mano.

Pero entre estos dedos estoy seguro que muchos de nosotros tenemos a algunos de los maestros que nos han impartido clases en nuestra infancia, juventud, adolescencia e incluso en nuestra vida adulta. Son profesores que nos han llegado muy adentro y a los que nos gusta recordar porque nos han hecho o nos han ayudado a ser lo que somos. Ser maestro de corazón es eso… Es ser parte IMPORTANTE de muchas vidas y solo por eso somos AFORTUNADOS…

¡Y hasta aquí este maravilloso post colaborativo! Muchísimas gracias a todos los participantes de la inciativa Seguro que con vuestro entusiasmo e ilusión habéis ayudado a un montón de compis. Habéis dejado claro que ser maestro de corazón es una de las profesiones más bonitas que hay. ¡A seguir disfrutando con la enseñanza!

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

Comentar

Clic aquí para comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies