Educación Infantil

8 razones por las que sentirse orgullosos de ser educadores infantiles

razones maravillosas por las que sentirse orgullosos de ser educadores infantiles

¡Muy buenas, grupo! No sé si a vosotros os pasa, pero tengo a varios amigos cercanos educadores infantiles que se sienten un poquito desilusionados y con la autoestima baja. Por eso, me ha parecido interesante recordar algunas de las razones por las que debemos sentirnos orgullosos de trabajar en una de las profesiones más bonitas y emotivas del mundo. ¿Os animáis a seguir leyendo? ¡Pues vamos a ello!

Está claro que la educación infantil es una profesión dura y que requiere muchísima implicación constante, pero a veces os olvidáis de todas las cosas buenas y positivas que transmitís a los peques y a las familias. ¡Y eso hay que recordarlo siempre!

Porque la educación infantil es la base del desarrollo

¿Habéis pensado que la educación infantil es la base del desarrollo? Es decir, en esta etapa, se producen los primeros desafíos cognitivos, motores y personales en los niños. Se favorece la autonomía, la creatividad, los valores,  la imaginación y la expresión (tanto oral, corporal y artística). Cinco conceptos clave para la educación para la vida y para el futuro.  Como educadores infantiles, apoyáis, acompañáis y guiáis a los peques en el camino.

Creadores de sonrisas y de buenos momentos

¿Sois conscientes de las veces que habéis hecho sonreír a un niño? ¿De cuántas carcajadas sueltan los peques día a día en el aula? Los  buenos momentos que creíais constantemente en clase se quedarán guardados en el corazón y dejarán una huella para siempre. Si ellos entran con ilusión y felices es por vosotros, por vuestra implicación diaria y por vuestra actitud. ¿Sabéis lo importante que es la felicidad y la ilusión en los peques?

La mejor versión a pesar de las adversidades

Hay personas que creen que la vida de los educadores infantiles es de color de rosa. Piensan que siempre estáis contentos y radiantes de felicidad. Obviamente, eso no es verdad. Como todos los demás seres humanos, tenéis vuestros problemas y vuestros días malos. ¿Qué ocurre? Que os importa y valoráis tanto la infancia que esos conflictos los dejáis fuera del aula y siempre os esforzáis por dar vuestra mejor versión.

El apoyo, escucha activa y respeto hacia las familias

Porque no solo acompañáis a los niños, también apoyáis y escucháis a las familias cuando lo necesitan. Siempre estáis ahí para tender la mano y colaborar en lo que haga falta. Hay mucha gente que cree que vuestro trabajo abarca solo a los peques, pero en realidad va mucho más allá. También consiste en comprender a los padres y madres, en comunicarse con ellos de forma afectiva y eficaz.

Los que son niños hoy, serán adultos mañana

Y por eso vuestra labor es tan tan (muchísimas veces tan :D) importante. Las primeras cosas que aprendan con vosotros en el aula, marcarán el día de mañana de los peques. Como os decía antes, en esta etapa se da forma la personalidad de los niños, y eso como educadores infantiles de corazón lo cuidáis muchísimo. Podéis influir de manera muy positiva en el desarrollo del niño. Recordad que vuestros peques pueden llegar a cambiar el mundo.

El gran amor y pasión que sentís por vuestro trabajo

El amor y la pasión que sentís hacia la educación infantil os motiva para seguir adelante. Amáis tanto lo que hacéis cada día que lucháis con uñas y dientes por una etapa más justa y digna para todos (educadores infantiles, familias y niños). Ese amor y esa pasión os hace ser más fuertes profesionalmente hablando, y eso os ayuda a no dar importancia a las opiniones negativas sin fundamento que tiene la gente.

La implicación, el corazón y vuestra entrega 

Solo los educadores infantiles de corazón sabéis la implicación, el corazón y la entrega que le ponéis a vuestros días en el centro. Os esforzáis muchísimo porque los niños sean felices en el aula y porque se lleven buenos momentos a casa. Le ponéis muchísimo corazón y alma a las actividades y dinámicas que pensáis para hacer con los niños, y toda esa ilusión que tenéis se nota muchísimo en la clase.

Por el cariño y la ternura de vuestros peques

Estoy casi segura de que en vuestro aula habéis escuchado en más de alguna ocasión las siguientes palabras: muchas gracias, profe, te quiero mucho, eres el mejor. ¿Y qué me decís de los abrazos que os dan los niños y los gestos de cariño que tienen con vosotros? Ellos son vuestros más leales fans y admiradores. ¿No es motivo suficiente para que os sintáis orgullosos de ser educadores infantiles? 😉

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

Comentar

Clic aquí para comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies