Docentes

8 respuestas para quién critique a los educadores y maestros de corazón

críticas hacia maestros y educadores

Llevo demasiado tiempo escuchando ofensas, críticas y desprecios dirigidos a los maestros y educadores. Seguramente, esas personas que siempre están hablando mal de ellos no tengan ni idea de lo que realmente hace un profesor en sus aulas. Posiblemente, no conozcan todo lo que se esfuerzan los maestros de corazón y lo mucho que apoyan a niños, estudiantes y familias. 

Quizás, lo hagan por puro desconocimiento o quizás porque tenga una vida tan vacía que les divierte criticar sin sentido a maestros y educadores de corazón. Pero lo cierto es que he pensando en algunas respuestas cuando gente irrespetuosa llega a las ofensas. Ocho respuestas a las frases más hirientes hacia los maestros. 

# «Los maestros tenéis demasiadas vacaciones. Eso no es justo»

¿Que no es justo? Me gustaría ver si usted no necesitaría  las vacaciones después de preparar clases que sean atractivas para alumnos, de rellenar papeles casi todos los días de la semana, de estar con más de veinte alumnos siendo un único maestro el que está en el aula y de atender a todas las familias que lo necesiten.  ¿No acabaría usted exhausto y cansado después de todo eso? 

# «Los educadores infantiles solo cambiáis pañales»

Por supuesto que cambiamos pañales. Y lo hacemos porque nos preocupa la salud y el bienestar de los niños. Pero déjeme decirle que a parte de eso, los educadores infantiles estimulamos a los niños, generamos oportunidades de descubrimiento, de experimentación y de autonomía personal. Los educadores infantiles somos la base de una educación de calidad. 

Además, asesoramos a las familias en la medida que podemos y sabemos, y sobre todo, abrimos a los pequeños las puertas a un mundo que poco a poco irán observando por sí mismos. Quizás, debería usted pasar a un aula de educación infantil, de cualquier etapa, y ver con sus propios ojos si los educadores infantiles solo cambiamos pañales. 

# «Pero si para ser maestros solo hace falta que te gusten los niños»

Jajajaja, perdone que me ría. Le aseguro que no es mi intención ofenderle. Pero para ser maestro hace falta mucho más que eso, se lo aseguro. Los maestros tienen una responsabilidad con sus alumnos. Ellos sacan lo mejor de los estudiantes y les enseñan a ser personas. Una persona que estudie magisterio porque únicamente le gusten mucho los niños, lo va a tener un poco complicado.

# «¿Vas a suprimir los exámenes? Vaya locura…»

¿De verdad estoy loco? Quizás tenga usted razón. Pero yo he leído y estudiado textos y documentación de expertos en la materia que afirman que las pruebas únicamente evalúan la memoria de los estudiantes. Y como yo confío en que los estudiantes son más que números y calificaciones, el año que viene en mi clase no va a haber muchos exámenes.

Otros maestros del centro y yo, queremos empezar con el aprendizaje por proyectos. Nos encantaría fomentar más el pensamiento crítico de los estudiantes para que no se vuelvan sumisos. Y queremos dar importancia también al lado emocional de los estudiantes que tan olvidado está en el sistema educativo. El centro está de acuerdo. Si usted no lo está… siempre puede irse. 

[bctt tweet=»Sin educación no vas a ninguna parte en este mundo (Malcolm X)» username=»»]

# «¿Estrés y ansiedad? ¡Pero si  sois maestros, hombre»!

Espere, me he perdido completamente. Sí, ya sé que soy maestro ¿Pero por eso no puedo sentirme estresado y agobiado? Usted no es consciente lo mucho que se nos exige a los maestros. Usted no es consciente lo mucho que trabajamos sin ningún tipo de reconocimiento. No es consciente de cómo nos hace estar en un aula solos con veinticinco niños diferentes. Porque no, nadie nos ayuda. 

# «¡Es que los maestros tenéis un sueldo muy alto!»

¿Sueldo demasiado alto? Quizás sea esa su percepción. Creo que los futbolistas de élite ganan muchísimo más dinero que los maestros y nadie dice nada. ¡A todo el mundo le parece bien! Y yo que me dedico a una de las profesiones más importantes… ¿tengo un sueldo demasiado alto? Creo que usted y yo no nos vamos a entender muy bien. 

# «¡La culpa de que mi hijo suspenda es de los maestros!»

No entiendo lo que dice. Intento hacer las clases atractivas, favorecer el pensamiento crítico, fomentar la creatividad y la imaginación,  y educar para la vida. ¿Ha pensado que quizás su hijo se sienta muy presionado por usted? ¿Puede ser que en algún momento le exigiera demasiado para su edad? ¿Ha pensado que él pueda tener miedo a su reacción por las calificaciones y no pueda concentrarse en las materias?

# «Lo siento, pero hay maestros demasiado innovadores»

¿Demasiado innovador, eh? Bueno, yo lo llamaría ofrecer a los estudiantes herramientas útiles para su día a día. Yo lo llamaría educarles en valores. Es tener en cuenta el pensamiento crítico, la educación emocional y la creatividad de los estudiantes. Yo diría que es involucrarse con los alumnos. Pero sí, soy demasiado innovador…

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

Comentar

Clic aquí para comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies