Educación Infantil

FUNCIONES «EXTRA» de los educadores infantiles: muy infravaloradas

funciones extras de los educadores infantiles

¡Hola hola, grupo! Para el post de hoy he decidido hablar de las funciones extra de los educadores infantiles que muy poca (poquísima) gente conoce. Desgraciadamente, hay bastantes personas que están convencidas de que estos profesionales no hacen gran cosa dentro del aula. De hecho, confirman en repetidas ocasiones que es un trabajo que podría desempeñar cualquiera.

Hoy vamos a ver que el trabajo de los educadores infantiles no solo consiste en cambiar pañales, limpiar mocos y dar de comer a los peques. Es más, muchos de ellos llevan a cabo tareas y funciones que la mayoría de la gente no da importancia, pasa por alto y ni siquiera valora. ¿Os animáis a seguir leyendo? ¡Pues vamos a por el post de esta semana!

Dar medicinas y poner termómetros a los niños

Hay familias a las que no les queda más remedio que llevar a sus hijos a la escuela infantil estando enfermos. Los padres dan los medicamentos a los educadores infantiles que se tienen que tomar los peques. Por lo tanto, estos profesionales tienen que estar atentos a la hora para suministrar el tratamiento correctamente a los niños. Por supuesto, también anotan la fiebre que han tenido los peques en la agenda para que sus padres lo sepan.

El día a día de los educadores infantiles es un no parar. Os hablo de que llegan a sus casas increíblemente agotados y deseando descansar. Su trabajo es estar en una alerta constante, y tienen claro su responsabilidad al trabajar con niños. Sin embargo, se esfuerzan más por hacer sentir cómodo a los niños que acuden malos a clase y se encargan de darles la medicina. Por desgracia, hay familias que ni siquiera agradecen nada de esto.

Pensar nuevas actividades y dinámicas en casa

¿Creíais que solo los maestros de primaria y profes de educación secundaria se llevaban trabajo a casa? Pues no. Muchos educadores infantiles piensan en casa diferentes actividades y dinámicas, buscan juegos adaptados a sus niños y diversos materiales para usar en el aula. De esta manera, invierten muchas horas (más de las que bastante gente piensa) de su tiempo libre en encontrar ideas inspiradoras para hacer en la escuela infantil. 

Hay quién piensa que los educadores infantiles no siguen ni hacen ninguna programación. Que todo lo que hacen con los niños se les ocurre en el mismo día y que no se preparan absolutamente nada. Vamos, que parece ser que sus días son siempre pura improvisación. Y puede que alguna dinámica y actividad salga de manera natural e inesperada, pero los educadores que tienen programaciones y que se esfuerzan por idear sus actividades.

Limpieza a fondo de las clases

Es cierto que muchas escuelas infantiles cuentan con un servicio de limpieza del centro, pero hay otras que no. Hay otros centros en los que son los propios educadores infantiles los que después de su jornada (larga jornada) se encargan de limpiar y recoger a fondo sus aulas para que estén listas para el día siguiente. Es decir, cada tutor tiene que estar una hora más en la escuela infantil haciendo algo que no le debería corresponder.

Ellos pueden recoger las mesas y barrer las migas del suelo después de la hora de la comida, pero su función no es hacer una limpieza a fondo de sus aulas. De eso debería encargarse una empresa especializada que se dedique a esas tareas. Sin embargo, y aunque no sea una de sus funciones, muchos educadores infantiles lo hacen porque se preocupan por la salud y el bienestar de los niños. ¿Y quién lo valora? Poquísima gente, como siempre.

Consultas de familias fuera del horario y de reuniones

Supongo que ya sabéis que las familias hacen sus preguntas y consultas sus dudas en las reuniones mensuales y personales con los educadores infantiles. No obstante, hay bastantes padres que expresan sus inseguridades y problemas (en referencia a la educación de sus hijos) al ir a recoger a los peques, y hay muchos educadores infantiles que se quedan fuera de su horario hablando con ellos con la mejor de sus sonrisas. 

En algunos casos, las familias pasan por alto que los educadores infantiles están invirtiendo tiempo de ocio en ayudarles, en asesorarles, en apoyarles y en escucharles. Pocos padres y madres agradecen a los profesionales el hecho de que siempre estén ahí para lo que necesitan, incluso fuera de su horario laboral. Parece ser que es algo que dan siempre por hecho y no debería ser así.

[bctt tweet=»Los educadores infantiles deberían escuchar muchas más palabras de agradecimiento» username=»»]

Interés y preocupación por la salud de los niños fuera del aula

Seguramente, si sois educadores infantiles de corazón sintáis una preocupación y un interés innato por los niños que se han ido malitos de clase. En mi caso (y el de muchos amigos educadores infantiles) he llegado a llamar a las familias para preguntar por la salud del peque en cuestión. El vínculo que se crea entre educadores y niños es tan especial que te preocupas mucho cuando un niño se pone enfermo.

Estos pequeños grandes detalles son valorados por muy pocos. Poquísimas personas son conscientes del trabajo real que hacen los educadores infantiles en su día a día, y es una lástima. La gente no sabe el esfuerzo extra que hacen estos maravillosos profesionales por los niños y también por sus familias. Ojalá que algún día los educadores reciban las palabras de agradecimiento por su labor que se merecen.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

Comentar

Clic aquí para comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies