Docentes

INTELIGENCIA EMOCIONAL para docentes: formación de calidad urgente

inteligencia emocional post

Últimamente, hay un debate muy abierto en las redes sociales y foros educativos: ¿deben formarse los docentes en inteligencia emocional? Por lo que he podido leer hay diversidad de opiniones: hay maestros, profesores y familias que no lo ven necesario y que la gestión de las emociones no debería ocupar ningún lugar en las aulas. De igual manera, hay maestros, profesores y familias que creen que es algo fundamental.

¿Y cuál es mi respuesta a tal debate? Un rotundo sí a que los docentes deberían formarse en inteligencia emocional. Obviamente, no todos lo van hacer y no todos lo ven necesario. Y el título de la reflexión de hoy no es una verdad absoluta sino mi más sincera opinión. Cada vez más centros educativos están teniendo en cuenta la educación emocional en las aulas pero no todos los maestros y profesores están preparados para guiar a sus estudiantes en la gestión de las emociones.

¿Cómo podrían hacerlo si ellos no conocen ni las herramientas y estrategias adecuadas?

Son pocos los centros educativos los que imparten talleres, conferencias o charlas de inteligencia emocional para los docentes. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que posiblemente, la formación en este área corre todo a cuenta de los profesores. Ellos tendrán que ser los que investiguen por Internet,  los que lean artículos, guías, herramientas y estrategias.

Afortunadamente, hay bastantes profesionales, universidades y plataformas de la educación a los que sí les importa la inteligencia emocional en los docentes y han elaborado maravillosos cursos de especialización y másters para profesores que se quieran formar en el ámbito. Estaréis de acuerdo conmigo que la enseñanza es una de las profesiones en las que hay que estar en constante aprendizaje y descubrimiento.

Pero, ¿por qué es importante que los docentes se formen en inteligencia emocional?

Cuida tus propias emociones y nunca las subestimes- Robert Henri

La inteligencia emocional ayuda a gestionar el estrés

La gran mayoría sabemos que la profesión docente puede llegar a generar un estrés excesivo. No son pocos los profesores y maestros que buscan la ayuda de psicólogos especializados para conocer herramientas para superarlo. Ser emocionalmente inteligentes ayuda a calmar la ansiedad, a comprender las emociones (tanto negativas como positivas) y favorece la relajación en momentos y situaciones de estrés. De esta manera, una formación en inteligencia emocional sería increíblemente útil para los docentes.

Las emociones de los estudiantes serán importantes

Y no solo serán importantes. Si los docentes se han formado en inteligencia emocional les resultará más sencillo poder comprenderlas, ayudar a los alumnos a gestionarlas y favorecer su expresión en las aulas. De esta manera, los profesores crearán un clima escolar seguro, relajado y tranquilo donde los alumnos puedan hablar de cómo se han sentido ante una situación concreta sin tener miedo ni sentirse rechazados por los demás.

La inteligencia emocional favorece la empatía y asertividad

Los profesores que han optado por la formación en inteligencia emocional se muestran más empáticos y más asertivos con los estudiantes. Son capaces de ponerse en el lugar de los alumnos sin juzgarles, sin castigarles ni hacerles sentir culpables. De esta manera, se fomenta un concepto muy importante en las aulas y que todos los docentes deberían llevar a cabo en las aula: escucha activa. Así, los profesores están transmitiendo valores para el día a día a los estudiantes.

[bctt tweet=»La inteligencia emocional de los docentes es fundamental en el aula» username=»»]

La inteligencia emocional favorece la autoestima

Muchos sabemos que la profesión docente no es una de las más reconocida ni valoradas por la sociedad. De hecho, en bastantes ocasiones es una de las más maltratadas. Partimos de la base de que se deberían valorar más a los docentes, pero, ¿qué ocurre si no es así? Los profesores tienen que conocer herramientas para automotivarse y equilibrar la autoestima. Tener una formación en inteligencia emocional puede ayudar a los profesores a sentirse más realizados, a quererse más ellos mismos y a no pensar que su trabajo no es importante.

La inteligencia emocional favorece las relaciones dentro del centro educativo

Una adecuada relación entre los profesionales de la educación influye bastante en la manera de desempeñar el trabajo. La inteligencia emocional puede fomentar el apoyo entre maestros y profesores, el trabajo en equipo, la comunicación asertiva y la escucha activa. De esta manera, el ambiente de trabajo es más relajado, alejado de las tensiones y del malestar. Pero la inteligencia emocional no es importante únicamente entre las relaciones de los profesores.

Por ejemplo, en las entrevistas y reuniones con padres de alumnos resulta muy útil la inteligencia emocional. Obviamente, madres y padres encantadores, que apoyan a los profesores y que trabajan codo con codo con ellos. Pero desgraciadamente, no todas las familias son así. Hay personas que entran en la sala de reuniones y entrevistas con el único objetivo de acusar, de faltar el respeto y de ofender a los docentes.

Emocionalmente inteligentes sí, pero…

Por eso es conveniente que maestros y profesores conozcan y sepan aplicar estrategias para la gestión de las emociones. La inteligencia emocional favorece el autocontrol y como decía antes, ayuda a disminuir y calmar la ansiedad. Pero tengo que dejar claro una cosa: ser emocionalmente inteligentes no significa que los docentes tengan que aguantar las acusaciones y las ofensas de algunos padres. Ante eso, siempre se puede avisar e informar al personal directivo.

Y vosotros, ¿qué pensáis acerca del debate sobre si los docentes deben formarse en inteligencia emocional? ¿Creéis que la inteligencia emocional podría ser útil en los centros educativos y para los profesores?

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

3 comentarios

Clic aquí para comentar

  • Hola! Muchísimas gracias por el artículo, me ha encantado! Sobre la inteligencia emocional, decir que me costaba mucho gestionar mis emociones, canalizarlas sobre todo por lo que me decidí a contar con la ayuda de un coaching emocional y la verdad que me ayudó muchísimo y ahora por he aprendido a gestionar mis emociones tanto personales como en familia. Además las sesiones de coaching fueron online 🙂

    • ¡Hola, Laura! Muchísimas gracias por leer este post. Ser emocionalmente inteligente no es nada fácil (hay muchísima gente que piensa que sí). Requiere de consciencia, esfuerzo, implicación y bastante reflexión personal e interior. Para mí, el coaching emocional es fundamental para la ayuda de la gestión de las emociones. ¡Me alegro de aquí te haya ido tan bien!

      Un abrazo enorme

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies