CONDUCTAS AGRESIVAS EN INFANTIL: ¿cómo gestionarlas sin castigos?

conductas agresivas en infantil
¿Eres educador y no sabes cómo gestionar conductas agresivas en aulas de infantil?

Hace unos días, una amiga que está haciendo las prácticas de educación infantil me contaba que la tutora de su aula había gritado y castigado al rincón de pensar a un niño que había empujado a otro. Los que ya me conocéis, sabréis que no comparto el método de grito y castigo para gestionar conductas agresivas en aulas de infantil. Está claro que empujar a un compañero está mal pero, ¿por qué lo habrá hecho el niño? ¿puede haber algún motivo?

En el post de hoy vamos a hablar de algunos tips para gestionar las conductas agresivas en aulas de infantil de forma consciente, sin perder el control y sin castigos. Muchos educadores y maestros infantiles se sienten perdidos, superados y en muchas ocasiones, no saben muy bien cómo actuar ni reaccionar con determinadas conductas agresivas en las aulas. ¿Y si os digo que la inteligencia emocional va a influir muchísimo en estas situaciones?

Un espacio para expresar cualquier emoción (también la tristeza y el enfado)

En bastantes ocasiones, las conductas agresivas en aulas de infantil son consecuencia de un malestar emocional interno. Los educadores y maestros infantiles deberían favorecer la expresión de emociones de manera segura, consciente y respetuosa en las aulas. Muchas veces, los niños pegan, empujan o muerden a algún compañero porque están enfadados o tristes sin ni siquiera saberlo.

Es muy importante crear un espacio seguro, sin presiones y sin miedos para que los niños puedan expresar sus emociones con libertad. Al igual que los adultos, los niños pueden sentir malestar interno en un determinado momento. Quizás, por ese motivo actúan de manera agresiva con sus compañeros de clase. La tristeza, la rabia y el enfado son emociones del día a día y hay que dar la oportunidad a los niños de que puedan expresarlas también.

La escucha activa para comprender las conductas agresivas en aulas de infantil

Una vez que se ha creado un espacio seguro en el aula para que los niños puedan expresar sus emociones sin miedo, lo siguiente es aplicar la escucha activa. Es el momento de hablar con el niño que ha tenido la conducta agresiva y preguntarle por qué lo ha hecho. Es muy importante no transmitir una actitud acusadora ni intimidatoria. De esta manera, el niño no querrá contar cómo se siente ni el motivo de su conducta.

La escucha activa hará que se comprenda mejor las palabras del niño. Es muy importante que como educadores infantiles, entendáis y asimiléis bien lo que os está contando el pequeño. Así, podréis ayudarle en el proceso de expresión, gestión y canalización de las emociones. Como os decía antes, es fundamental que utilicéis un tono y una actitud abierta y respetuosa en el momento de la expresión de las emociones.

La importancia de la comunicación y de la empatía 

Una de las primeras cosas que tenéis que hacer cuando veis una conducta agresiva en un niño es transmitirle que eso no está bien y que no se hace. Es importante que seáis claros, directos y concisos para que ellos lo entiendan bien y que esa conducta no vuelva a repetirse. También es fundamental que deis alternativas a los niños para evitar futuras conductas agresivas. Por ejemplo: la próxima vez dime que estás muy enfadado pero no pegues al compi.

En estas situaciones, favorecer la empatía es imprescindible. Cuando no se ha podido evitar la conducta agresiva, podéis hablar con el niño que ha pegado o empujado a otro y preguntarle lo siguiente: ¿crees que el compañero se siente bien porque le hayas empujado? ¿crees que le has podido hacer daño? ¿a ti te gustaría que otro niño te empujase y te tirase al suelo? Todas esas preguntas fomentan la sensibilidad y la consciencia.

Aulas libres de conductas agresivas y actitudes amenazantes

¿Sabéis que los niños aprenden mientras observan e imitan, verdad? Imaginaros por un momento un aula de infantil de la etapa 2-3 años con un entorno agresivo, tenso, insensible y con un educador o maestro dando gritos y transmitiendo una actitud muy negativo a los niños que se encuentran ahí. ¿Qué creéis que van a aprender los niños? Pues lógicamente, lo que el educador o maestro está mostrando en cada momento.

Si un niño escucha gritar a su profe, ¿por qué él no lo va a hacer igual? Si otro niño escucha al maestro hablar mal a un compañero, ¿por qué él no lo va a imitar? Para muchos de esos niños los educadores son su ejemplo a seguir (y por tanto, les observan y les imitan mucho). Procurad que cuándo estéis dentro del aula vuestra actitud sea positiva, sensible y tolerante con todos los niños.

¿Castigos? No, muchísimas gracias

Siempre he dicho que los castigos no sirven para evitar ni para tratar una conducta agresiva dentro del aula. Es más, creo que los castigos y los gritos solo agravan más la situación. Que un educador o maestro infantil chille, grite o castigue a un niño por un comportamiento no deseado únicamente fomenta el miedo, el temor, la tensión y el malestar interior. 

En casos de conductas agresivas en aulas de infantil es mucho más eficaz el diálogo, la comprensión, la comunicación y la aplicación de la inteligencia emocional. Como he dicho durante todo el post, la expresión de las emociones y crear un espacio cómodo y seguro para ello es fundamental para evitar y gestionar situaciones agresivas.

Reuniones obligatorias con las familias 

Es muy muy importante avisar y ponerse en contacto con las familias cuando un niño de la escuela tiene una conducta agresiva. Entre las partes educativas (padres, educadores, director del centro, psicólogo…) tenéis que intentar tratar el problema y encontrar juntos una solución para que la conducta no vuelva a darse ni a repetirse dentro del aula.

En situaciones de conductas agresivas en aulas infantiles no vale echarse la culpa los unos a los otros. Vosotros como educadores o maestros infantiles tenéis que trabajar en equipo con las familias y demás profesionales educativos para encontrar la mejor solución al problema. Recordad que todas las partes estáis en el mismo barco: en la lucha de una educación de calidad. 

Imagen Freepik

84 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like