Educación Infantil

Educadores infantiles de corazón = CREADORES DE SONRISAS

educadores infantiles creadores de sonrisas

¡Hola, grupo! ¿Cómo lo estáis llevando? Mi reflexión de hoy va dedicada a esos educadores infantiles de corazón que son y serán siempre creadores de sonrisas. Como ya sabéis, tengo bastantes amigos que se dedican a esta maravillosa profesión y todos coinciden en lo mismo: lo más bonito de su día a día es ver sonreír y sonreír a los peques. 

Me duele muchísimo pensar que a día de hoy los educadores infantiles de corazón siguen infravalorados. Posiblemente, sea la etapa educativa más poco reconocida del sistema educativo pese a tener muchísima importancia en el desarrollo íntegro de los niños y apoyo a las familias. Todavía hay muchas personas que no respeta esta profesión y que hace críticas sin fundamento.

Educadores infantiles superando obstáculos cada día

Dedicarse a la educación infantil requiere mucha responsabilidad, constancia, empatía, paciencia y muchísimo amor por la infancia. Sé de educadores infantiles que llegan a casa agotados físicamente y mentalmente. También sé que muchos lloran y se siente incomprendidos. ¿De verdad que estos profesionales tienen que superar este tipo de obstáculos de gente insensible cada día?

La pasión por una trabajo casi sin reconocimiento

Los educadores infantiles de corazón sienten pasión por la infancia incluso siendo una profesión sin apenas reconocimientos ni valoraciones positivas. Ellos siguen dando lo mejor de sí mismos pese a escuchar faltas de respeto injustas hacia su trabajo, pese a escuchar palabras sin sentido dichas por personas que no tienen ni idea de lo que significa en realidad ser educador infantil.

Más valor personal y profesional para los educadores infantiles

Quizás no os descubro nada, pero todavía son necesarias las manifestaciones en este sector para luchar por un buen convenio y un salario adaptado a la realidad del trabajo de los educadores infantiles. Bastantes de ellos tienen que dejar su vocación porque no llegan a final de mes. Os podéis imaginar lo duro que tiene que ser tomar una decisión así. Ojalá algún día tengamos que dejar de luchar por una educación infantil digna para todos.

Sin arrepentimientos y luchando cada día por la infancia

Hay una pregunta que me gusta hacer a cada uno de los educadores infantiles que conozco. Es la siguiente: ¿te arrepientes de haber escogido este trabajo? Ninguno de ellos tarda más de un segundo en darme un no como respuesta. Pese a todos los obstáculos que superan día tras día, no se arrepienten y dicen tener la profesión más bonita del mundo. Ellos siguen y seguirán navegando contra viento y marea. Estoy totalmente convencida.

Los niños dan muchísima fuerza y cariño en los días difíciles

Como educadora infantil he tenido algunos días grises y difíciles. Días en los que las ofensas y críticas a este trabajo eran lo más normal del mundo. Días en los que estaba muy enfadada con aquellas personas que no entienden esta profesión, pero al entrar por la puerta y ver cómo los peques venían a darme un abrazo se me quitaban todos los pensamientos negativos que podía tener. Ellos son capaces de iluminar los días más oscuros.

Crean sonrisas, pero no únicamente a los niños

A los educadores infantiles de corazón se les ilumina el corazón cuando ven sonreír a los niños. Para ellos, un abrazo de los peques es una de las mejores cosas de la jornada (y no estoy exagerando). El bienestar y la felicidad de los niños es su máximo objetivo, pero su labor no acaba ahí. También apoyan, ayudan, escuchan y colaboran con las familias. Así, los papás y mamás sonríen al saber que no están solos y que sus hijos están en las mejores manos.

Apoyando y ayudando a los educadores infantiles

Puede que ahora sea el momento adecuado para pensar en valorar,  apoyar y ayudar más a los educadores infantiles. Quizás sea el momento perfecto para arrimar el hombro en vez de lanzar ladrillos a la cabeza hacia estos profesionales. Estoy segura que entre todos podemos hacer que estos profesionales tengan de una vez por todas el reconocimiento, apoyo y sensibilidad que necesitan y se merecen.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

Comentar

Clic aquí para comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies