Educación Infantil

EDUCACIÓN INFANTIL: demasiado bonita como para explotarla

educación infantil explotada

Para mí, la educación infantil es una de las profesiones más bonitas que hay. Se trabaja con la parte de la sociedad más inocente, buena, imaginativa y tierna: los niños.  Es cierto que no todos los días son geniales en las aulas de infantil pero los peques dan la fuerza y la ilusión a los educadores infantiles para seguir con su fantástica labor y no darse por vencidos. Pero, no todo se puede aguantar y la educación infantil es demasiado bonita para infravalorarla.

¿Y por qué digo que no todo se puede aguantar y que la educación infantil está infravalorada y en muchos casos explotada? Porque últimamente estoy leyendo y escuchado confesiones de educadores infantiles que no me parecen normales, educadas, respetuosas ni tolerantes. Hay personas que todavía no se han dado cuenta de que los educadores infantiles son profesionales formados.

Faltas de respeto hacia la educación infantil

Y no solo hacia la educación infantil sino a los educadores infantiles que trabajan en los centros educativos. Hay mucha gente que se piensa que llevar a los peques a la escuela infantil es una especie de delito grave o algo así. Incluso hay personas que no respetan la idea de que los padres hayan decidido llevar a su hijo unas horas a la escuela. Están convencidos de que se están equivocando y que es una mala decisión. 

Seguramente, no os esté descubriendo nada nuevo cuando os digo que la educación infantil es una de las etapas educativas más poco reconocidos del sistema. Parece ser que la labor de los educadores infantiles y del resto del personal que trabaja en escuelas infantiles no es importante ni merece ser valorado. Cuando empecé a trabajar en centros infantiles notaba cierto desdén hacia este trabajo y años después la cosa ha ido a peor.

Ratios excesivamente elevadas incluso por ley

Hay centros educativos infantiles privados que hacen lo que les da la gana. Al parecer, lo que quieren es obtener más beneficios a costa de los educadores y los niños. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que hay escuelas infantiles que se saltan el límite de peques en el aula sin ningún problema. Para que os hagáis una idea:

  • el límite de niños en aulas de 0-1 es de ocho bebés
  • el límite de niños en aulas de 1-2 es de 13 niños
  • y el límite de niños en aulas de 2-3 es de 20 niños

Teniendo a un educador por aula (o cada dos aulas) en las acciones de más estrés como puede ser la hora de la comida y la hora de cambiar pañales. ¿Creéis que todos los centros educativos cumplen esto? Pues afortunadamente podemos decir que hay bastantes que sí, pero también hay muchos que no. Por desgracia, hay escuelas que lo que les importa es ganar dinero y les da igual elevar las ratios y bajar el número de educadores de apoyo. 

Miedo a denunciar y perder el puesto de trabajo 

Yo puedo comprender ese miedo, esa inseguridad y esa intranquilidad. Pero como educadores infantiles tenéis que pensar en vosotros mismos como profesionales y en los niños. Seguramente, en muchas ocasiones os habéis visto desbordados, agobiados y estresados por no llegar a todo. Quizás, hayáis tenido ganas de llorar porque sabéis que vuestro centro educativo no está haciendo las cosas bien. 

¿Pero sabéis algo fundamental? Que por ese agobio, ese estrés y esa ansiedad podéis caer enfermos. Y creo (corregidme si me equivoco) que lo primero de todo es vuestra salud y bienestar (tanto emocional, personal y profesional). Otra cosa increíblemente importante es que no estáis dando la atención que se merecen a los peques. ¡Y es normal! ¡Una sola persona con más de trece niños sin ayuda no puede!

[bctt tweet=»Aunque lo diga la ley, las ratios en educación infantil están muy elevadas pero nadie hace nada por bajarlas» username=»»]

La conciencia tranquila de hacer un buen trabajo en educación infantil

A mí solo me importan los niños. He escuchado montones de veces esta frase en boca de educadores infantiles de corazón. Pero a veces, no podéis hacer un buen trabajo a causa de la elevada ratio y los intereses puramente económicos del centro en el que trabajáis. Si no queréis denunciar en un principio, os recomiendo hablar con el director/a de la escuela infantil.

Tenéis que exponer lo que está pasando. Que no dais más a basto, que estáis desbordados de trabajo y que sentís que no estáis dando una buena atención a los peques. Ante esta conversación os podéis encontrar dos respuestas:

  • que al director/a de la escuela le de exactamente igual lo que digáis y no mueva un dedo
  • o que se de cuenta del malestar general de los educadores y empiece a hacer las cosas bien

Si pasa la segunda… ¡genial! Pero si habéis expresado lo que está pasando y nadie os hace caso, yo os recomendaría denunciar. Sé que posiblemente perderíais vuestro empleo pero creo que dormiríais con la conciencia más tranquila y estaríais más calmados. Pasa lo mismo si veis algún comportamiento anómalo de un compañero: es mejor denunciarlo cuando antes para evitar que el problema vaya a más.

Como os decía nada más empezar el post, la educación infantil es una etapa demasiado bonita como para explotarla e infravalorarla. 

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

1 comentario

Clic aquí para comentar

  • Totalmente de acuerdo. Ademas de los educadores, deberian ser las propias familias las que denunciaran estas circunstancias impuestas sin sentido y tan poco razonables como atender a tantos niños a la vez durante 8 horas o las que sean en cada caso… y creer que los pequeños y los adultos implicados se sienten respetados y sobre todo los pequeños reciben atención calmada, juego libre de verdad, aprendizaje emocional de calidad, atención individualizada con presencia auténtica y un largo etc que [email protected] niñ@ necesita para un crecimiento integral en el que se respete ritmos y necesidades mientras se le cuida y se le educa.
    Muchas gracias por visibilizarlo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies