AFECTIVIDAD en educación infantil: ¿está mal mostrar cariño a los niños?

afectividad en educación infantil
¿Creéis que mostrar cariño a los niños es algo negativo para su desarrollo?

¡Hola, grupo! Hace unos días hice una lluvia de ideas con mi comunidad de Facebook sobre temas interesantes y preocupaciones dentro del ámbito de la educación infantil. Salieron cosas muy muy interesantes y las apunté todas, pero hubo un tema que me llamó especialmente la atención: la afectividad en educación infantil. Así que… ¡he decidido dar mi opinión sobre ello en la entrada de hoy! ¿Preparados? Pues… ¡empezamos!

La persona que propuso el tema comentaba la falta de empatía y de afectividad hacia los niños en situaciones, emociones o comportamientos concretos (enfado, llanto, tristeza… ). También expresaba que hay educadores infantiles que miran mal a otros compis por coger en brazos a los peques, darles cariño o al intentar comprender a los niños desde la sensibilidad y el respeto.

Sus palabras me recordaron rápidamente a una experiencia que vivió una amiga muy cercana en una escuela infantil. A ella le apasiona la infancia y trabajar con los peques desde el amor y el cariño. Una de sus compañeras le dijo que dejara de cogerles en brazos y de mostrarles tanto cariño cada día, que se acostumbraban y eso no estaba bien. Por aquel entonces, mi amiga llevaba poco tiempo trabajando en la escuela y no supo qué decir.

Coger en brazos a los niños no es ningún delito

El caso de mi amiga no es el primero que conozco y que me pilla de cerca. Me sorprende mucho saber que hay personas que prefieren la frialdad, la distancia y la poca empatía al cariño, afectividad y a la sensibilidad. Coger en brazos a los peques, darles abrazos y mostrarles cariño no es ningún delito, más bien todo lo contrario. De hecho, los niños se sentirán más seguros y cómodos si hay muestras de afecto en el aula.

Una educación infantil desde la afectividad y el respeto

Quizás los educadores infantiles que no transmiten cariño y respeto a los peques no deberían trabajar más en escuelas infantiles. Una persona puede haber obtenido matrículas de honor en el ciclo formativo o en la carrera, pero la práctica es muy diferente. Las muestras de cariño, sensibilidad y empatía hacia los niños cuando más lo necesitan tendrían que estar presentes cada día en las aulas.

La empatía, la capacidad que no todos los educadores tienen

Supongo que cada persona es un mundo, pero cuando me siento triste o disgustada siempre me reconforta un abrazo y tener una mano amiga. ¿Por qué hay gente que piensa que los niños son diferentes? Cuando los peques se encuentran mal lo que necesitan es un abrazo y tener cerca a alguien que les comprenda. Sin embargo, todavía hay educadores infantiles que piensan que educar desde el cariño y el amor es algo absurdo que no sirve de nada.

Los niños aprenden muchísimas cosas cuando observan

¿Qué quiero decir con esto? Vamos a ponernos en situación: al llegar al aula, un niño se pone a llorar porque no quiere separarse de sus padres. Está claro que se siente angustiado, triste y puede que enfadado. Los demás peques están jugando, pero no le quitan la mirada de encima. Hay varias opciones:

OPCIÓN A: el educador infantil no le hace ni caso y no le presta atención. Cuando han pasado unos minutos empieza a gritarle y a amenazarle con castigarle sin recreo si no deja de llorar. El peque, más por miedo que otra cosa, deja de llorar inmediatamente.

OPCIÓN B: el educador infantil se acerca al niño, le abraza y le habla con tranquilidad y cariño. Le explica la situación, las actividades que van a hacer en clase y le da tiempo para que se calme y se sienta seguro. El peque no solo deja de llorar si no que sonríe abiertamente y se va a jugar con los demás niños.

Obviamente, la opción B es la correcta y adecuada para mí, pero no solo consiste en eso. Si todos los educadores se decantasen por esa opción, estarían dando un ejemplo positivo, empático y sensible que los peques aprenderían y practicarían en su día a día dentro y fuera de la escuela. De esta manera, si algún niño llora en el aula serán ellos los que le consuelen e intenten tranquilizarle. ¿Acaso eso no es importante?

Influencia de las malas miradas y críticas destructivas

Si sois educadores infantiles, cogéis a los peques en brazos, transmitís cariño y sensibilidad y os critican por ello os animo a no hacer ni caso. No hay nada de malo en que los niños se acostumbren (como dicen por ahí) a la empatía, al cariño y a la educación desde el amor y respeto.  No sois horribles ni menos profesionales por mostrar cariño. La afectividad debería ser fundamental en todas las escuelas infantiles.

¿Cómo lleváis el tema de la afectividad en clase? ¿Os han mirado a veces mal o criticado por mostrar empatía y sensibilidad?

Imagen Freepik

31 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like