Docentes

7 habilidades que (sin excusas) se deberían profundizar en la escuela

habilidades importantes en la escuela

Personalmente, soy de las que piensa que en la escuela se puede aprender muchísimas más cosas que matemáticas e inglés. Todos los centros educativos deberían ir mucho más allá del contexto académico. Quizás podrían enseñar y profundizar en habilidades que vayan a ser útiles para el día a día de los estudiantes. El conocimiento es importante pero también lo es la inteligencia emocional, aprender a gestionar la frustración, el compañerismo…

El modelo tradicional educativo actual únicamente se centra en los contenidos y objetivos que los estudiantes tienen que superar para poder aprobar todas las asignaturas y pasar de curso. Con el foco puesto simplemente en lo académico, los alumnos se sienten perdidos y confusos. No aprenden ninguna herramienta ni habilidad que les vaya a ser útil para la vida.

La escuela debería ir un paso más allá. Para mí, las siguientes siete habilidades son fundamentales para el desarrollo íntegro de las personas. Y como tal, los centros educativos sí que deberían profundizar en ellas y darles la importancia que se merecen dentro de las aulas. De esta manera, los estudiantes podrían estar más preparados para el futuro que les espera.

Empatía: fundamental para el desarrollo íntegro

No sé vosotros, pero yo creo que fomentar la empatía en los centros educativos es algo esencial para el desarrollo íntegro de los estudiantes. Enseñarles a tener en cuenta las opiniones, sentimientos y emociones de los demás y a ponerse en su lugar, es algo muy importante que podrán aplicar muchísimo en situaciones diarias tanto dentro de la escuela como en la calle. Así, se estarán formando estudiantes más humanos y conscientes. 

Solidaridad en la escuela: a través del deporte, del arte…

Si en la escuela se trabajara la solidaridad, si se hiciera consciente a los estudiantes del mundo que les rodea, de los problemas, conflictos y prejuicios que hay, cuando salieran de los centros serían personas comprometidas y sensibles. Intentarían cambiar el mundo y pondrían su granito de arena para que las personas fuesen más sensibles y tolerantes. 

Gestión de la frustración: expectativas y realidad

A veces no todo sale como esperábamos. Hay estudiantes que se esfuerzan mucho en algo y no obtienen los resultados que deseaban. Es ahí cuando los maestros y profesores deberían profundizar en herramientas y estrategias para gestionar de una manera adecuada y equilibrada la frustración. ¡La educación física y el deporte puede ser un gran aliado!

Aprender de los errores: no pasa nada por equivocarse

Hay bastantes estudiantes que se exigen muchísimo a ellos mismos. Así cuando se equivocan se sienten decepcionados y humillados consigo mismos. Muchos no preguntan dudas a los maestros o deciden callarse por miedo a cometer un error y fallar. En la escuela, es muy importante enseñar a los alumnos que equivocarse es algo natural y una parte importante del aprendizaje. 

Compañerismo: trabajo en equipo en la escuela

Hay estudiantes que para conseguir llegar a la meta pisan, hieren y hacen daño a los demás compañeros de la clase. Sería muy importante que los profesores enseñaran que se puede llegar al objetivo entre todos, ayudando y sin hacer sentir mal a nadie. Una excesiva competitividad en la escuela podría provocar un ambiente muy negativo entre los estudiantes y conflictos totalmente innecesarios. Por eso, las actividades en grupo serían útiles.

Inteligencia emocional: muy importante para el día a día

El estado de ánimo, las emociones y los sentimientos influyen muchísimo en el proceso de aprendizaje. Personalmente, en la escuela se debería proporcionar más herramientas para que los estudiantes supieran gestionar, identificar y reconocer sus propias emociones y las de los demás. Si se fomentara la educación emocional, los alumnos podrían conocer estrategias para gestionar la ira, la frustración y estrategias para sentirse mejor con ellos mismos.

Pensamiento crítico: evitar la sumisión educativa en la escuela

Desde mi punto de vista que un estudiante sea consciente de lo que está aprendiendo es muy importante. Si se da un aprendizaje significativo en la escuela, los alumnos están más motivados, más despiertos, más activos y preparados para adquirir nuevos conocimientos. Por eso, es esencial que se fomente el pensamiento crítico.

Que se generen oportunidades para que los estudiantes puedan buscar información, investigar, preguntar, pensar, reflexionar, opinar y cuestionar… De esta manera, se podría evitar la sumisión educativa. Y por lo tanto, se dejaría de ver a todos alumnos con la cabeza baja al entrar cada día en sus aulas y copiando apuntes sin parar para poder aprobar los exámenes. 

Mel Elices

Educadora infantil, asesora personal, de formación y profesional de educadores infantiles. Fundadora de melelices.com y redactora de contenidos educativos. Apasionada de la educación con un lema por bandera: OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE.

Comentar

Clic aquí para comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies